Deudas tributarias que no pueden ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento

Deudas tributarias que no pueden ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento

Con efectos desde el 1 de enero de 2017, los aplazamientos o fraccionamientos han quedado de la siguiente manera:

Como regla general, las deudas tributarias que se encuentren en período voluntario o ejecutivo pueden aplazarse o fraccionarse en los términos que se fijen reglamentaria-mente y previa solicitud del obligado tributario, cuando su situación económico-financiera le impida, de forma transitoria, efectuar el pago en los plazos establecidos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies